Wineandsex | Hollera
392
archive,tag,tag-hollera,tag-392,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.4.4,vc_responsive
wineandsexotoño

Bienvenido otoño, le estábamos esperando

El mar rompe solitario su oleaje en las rocas. El sol me regala unos rayos que acuden con fuerza insolente a mi piel. Tumbada y desnuda al borde del Atlántico, el salitre me devora los labios que humedezco para poder saborear el recién estrenado otoño en las calas del sur.

Ahora me apetecen tus manos explorando mi cuerpo. Unas caricias que ericen mi nuca y acompañen la brisa marina.
Las gotas llegan a mi rostro y juegan a hacer desaparecer el calor intenso que me hacen saber que vivimos en el paraíso permanente de las Islas Afortunadas.

Mirando al horizonte, disfruto al seguir el velamen de los navegantes. Las gaviotas te dejan su sonido y los cinco sentidos disfrutan tu mañana de mar.
Término los pequeños sorbos de Hollera que quedan en mi copa. Me siguen apeteciendo tus manos infinitas rodeando mi cuerpo.

 

bodegasmonje

 

dragoblanco vid

#WineandSex Tour

Wine&Sex Tour.

Acabo de vivir una semana muy intensa… un maratón de cuatro ciudades alemanas para conocer y hablar con un gran número de personas sobre Wine&Sex.READ MORE

manuela_malbec_destacada

Manuela, el Río de la Plata, un #malbec y yo

Nunca me habían gustado las mujeres… es decir, no pensé ver como mis piernas se enlazarían con otra persona de mi mismo sexo. Siempre he mirado con ojos descarados el vaivén de una falda danzando sobre tacones llenos de magia… observo como la melena se contonea con la suave brisa… pero no, nunca pensé robar besos de bocas color carmesí.READ MORE

monje_3

Islas Afortunadas #WineAndSexPrimavera

Mi trabajo me permite muchas cosas, entre otras, perderme durante temporadas en lugares remotos o saltar de continente en continente disfrutando de los manjares de la tierra y los cuerpos ajenos.

Hace un mes y medio que he llegado a la Isla de Tenerife siguiendo el rastro de mi último descubrimiento: Los vinos Canarios. Nunca pensé que en estas zonas se cultivaran tan espectaculares caldos. Quizás la producción localista, por puro egoísmo, no deja que el mundo exterior disfrute de estas maravillas.READ MORE