Manuela, el Río de la Plata, un #malbec y yo

Nunca me habían gustado las mujeres… es decir, no pensé ver como mis piernas se enlazarían con otra persona de mi mismo sexo. Siempre he mirado con ojos descarados el vaivén de una falda danzando sobre tacones llenos de magia… observo como la melena se contonea con la suave brisa… pero no, nunca pensé robar besos de bocas color carmesí.LEER MÁS

Islas Afortunadas #WineAndSexPrimavera

Mi trabajo me permite muchas cosas, entre otras, perderme durante temporadas en lugares remotos o saltar de continente en continente disfrutando de los manjares de la tierra y los cuerpos ajenos.

Hace un mes y medio que he llegado a la Isla de Tenerife siguiendo el rastro de mi último descubrimiento: Los vinos Canarios. Nunca pensé que en estas zonas se cultivaran tan espectaculares caldos. Quizás la producción localista, por puro egoísmo, no deja que el mundo exterior disfrute de estas maravillas.LEER MÁS

La noche de Wine&Sex Primavera

Wine&Sex Primavera

Aterricé en las Bodegas Monje antes de la hora del encuentro, con la única intención de disfrutar de las maravillosas vistas y la soledad del momento. Siempre me gusta llegar a las citas con antelación para poder examinar a cada una de las personas que va llegando… sus vestidos, las parejas, peinados, zapatos… soy capaz de crear una historia con cuatro aspectos básicos de ellas… Eso no significa que acierte, pero me divierte. No os imagináis las cosas que he pretendido… pero ya las contaré.LEER MÁS

Bienvenidos a mi vida. Cécile Bergec.

Nací hace casi cuatro décadas en Baune, una pequeña ciudad impregnada de olores y vapores capital del vino de Borgoña. Tras unos dolores infinitos, por fin mi madre pudo expulsarme de sus entrañas y sentir ese alivio que llega como agua de mayo… como las pequeñas gotas de rocío al sediento. Me bautizaron apenas nací porque mi fragilidad era tal, que nadie apostaba que sobreviviera más de un suspiro y cuarto en este mundo lleno de gérmenes. Las prisas hicieron que el párroco tomara una botella vacía de Domaine de la Romanée Conti de la añada de 1947 que sin apenas enjuague, conservaba todo su aroma balsámico intacto.LEER MÁS