Besos para encantarte

La fórmula para llegar a tus besos…

Buscando la forma de desestabilizar la fragilidad de tu sistema nervioso, cada vez que irrumpo en tu estancia estanca de emociones externas. Indagando en la mirada que esquiva mi rostro y rehuye el contacto con mis ojos. Esforzándome por hacer reaccionar la sangre gélida que bombea con acierto tu corazón, mi cuerpo se contonea con la delicadeza con la que las arañan tejen sus trampas.

Ansío que me observes como la joya que deslumbra a la urraca y me robes con urgencia hasta llevarme al lecho. Subir a tu cintura con la agilidad que solo te da la juventud de un cuerpo lleno de deseo y tomar prestados tus jadeos provistos de toda excitación.

Apoyar mis manos en tu pecho para tomar impulso y proporcionarte la mejor de las danzas vividas hasta llegar tu cuerpo a mis caderas. Regalarte la visión de mis pechos turgentes y llenos de vida mientras tus manos disfrutan sujetando mi largo cabello humedecido por el calor del juego.

Cabalgar sobre el semental ganador y convertirme en la locura de tus sueños. Brindar por la excitación con una copa del mejor de los Borgoñas. Y retener en mis pupilas tu rostro hambriento de mi.

Esperarte despierta a que vuelvas a por mí tantas veces como te den las fuerzas, para derramar con cada estertor, la furia incontrolada de lujuria que solo mi piel y mi lengua te provocaran hasta el fin de los días.

Mantén la mirada fija en mi rostro, no dudes que seré para ti, tantas veces como se te antoje, porque ya estoy perdida en tu sonrisa, en la imagen de tu silueta infinita, en el deseo de tenerte bajo las sábanas junto a mi cuerpo desnudo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.